in Proyectos

Temporada 01 – Episodio 0

“Brrr Brrrr Brrrr..”

Abro un ojo, y pienso ¿dónde estoy? ¿qué hora es? y sobretodo, qué dolor de cabeza tengo. ¿Qué pasó ayer? y… antes de buscar respuestas a todas estas preguntas, yo me he despertado por el dichoso sonido del vibrador del teléfono…

  • “Oye Siri, muéstrame las notificaciones sin leer
  • “De acuerdo, las notificaciones sin leer, serán proyectadas en unos momentos.

Veamos qué es tan importante que no pueda esperar. Entonces Siri comenzó a proyectar las diferentes notificaciones en el techo de la habitación.

  • “Avisos de Watchapp, mensaje de Mark: Matt, ¿Dónde te metiste ayer? Habíamos quedado y no apareciste, espero que estés bien.”
  • Nuevo correo electrónico recibido.
  • “Oye Siri, léeme el nuevo correo recibido”
  • “No es posible, para leer este correo, es necesario hacerlo desde una VPN y una conexión a Internet segura.

Vale, estábamos en 2047, todo el mundo tenía ya Internet, pero Internet se había ido de las manos. Nadie estaba seguro, y la sobreinformación y las fakes news se multiplicaban a cada segundo, no sabías lo que era verdad y lo que no. Por eso y con todo el Boom del acceso a Internet, las teleoperadoras pivotaron su negocio a la venta de VPNs para hacer una acceso premium a Internet, al Internet ‘bueno’ como les gustaba poner en sus eslogans .

Había infinidad de planes para acceder a una VPN, por días, por horas, por minutos hasta había unos planes express por 30 segundos ideales para hacer transferencias bancarias siempre y cuando tuvieras algo para transferir. 

  • “Oye Siri, ¿Cuántos minutos de saldo me quedan de VPN?”
  • “Tu saldo acumulado en minutos de VPN es igual a 0 minutos”

Tiene sentido que Siri no pudiera leer el correo.

  • “Oye Siri, compra 5 minutos de VPN y leeme el nuevo correo”

“Estimado Señor Bryant

Le comunicamos, que su padre el Sr. Antony Bryant ha fallecido en su lugar de residencia habitual: Málaga, España, Europa. El próximo lunes 24 de Enero se procederá a la lectura del testamento en la Calle Marqués de Larios número 21, Málaga, España, Europa. Se requiere de su presencia,

Atentamente el Departamento de Policía de la ciudad de Málaga.”

o_O

Hacía mucho que no sabía de mi padre, nos distanciamos hace años por aquella absurda disputa y ahora solo me queda lamentarme. A 3000 kilómetros de Málaga y sin dinero en los bolsillos, ¿cómo voy a viajar? Tengo dos días para conseguir el dinero y por lo menos despedir al ‘viejo’ cómo se merece.

CONTINUARÁ…